Ya son 16 los muertos en Miami y 145 los desaparecidos

Cuatro cuerpos más fueron hallados este miércoles en el lugar del derrumbe del edificio de departamentos en Miami, Estados Unidos, por lo que el número de muertos confirmados hasta ahora se elevó a 16, informaron autoridades.

La alcaldesa Daniella Levine Cava indicó en una rueda de prensa que con esta nueva víctima fatal confirmada ahora quedan 145 desaparecidos tras el colapso del pasado jueves.

Las personas localizadas son 125 tras una revisión y contraste de las cifras, que se obtienen de distintas fuentes, señaló Levine Cava al final del sexto día de búsqueda entre los escombros.

Los Topos, un equipo de rescate mexicano experto en derrumbes, llegaron ya a Miami pero no les permitieron ingresar por cuestiones protocolares.

Este martes fueron identificadas otras cuatro de las víctimas fatales, de las 16 totales hasta el momento.

Las familias celebran que las grúas pudieron levantar una gran pieza de hormigón que bloqueaba el acceso a las zonas subterráneas y esperan que aún haya sobrevivientes, al 5to día desde la tragedia.

El alcalde de Surfside, por su parte, anunció que enviaron cajas llenas de documentación oficial para ser revisada sobre las obras de mantenimiento que se debían realizar en el edificio.

Las reparaciones, que debían hacerse desde 2018, ascendían a un precio de u$s 9 millones y no está claro cuáles se hicieron y cuáles no.

“Encontramos otros cuatro cuerpos entre los escombros, así como restos humanos”, había dicho la alcaldesa del condado de Miami-Dade, Daniella Levine Cava, en una conferencia de prensa este domingo.

Las últimas víctimas fatales identificadas el domingo son Anthony Lozano, de 83 años, y Gladys Lozano, de 79, que vivían en el apartamento 903, y Manuel LaFont, de 54, que residía en el apartamento 801, en tanto que días atrás, la primera fallecida cuyo nombre se dio a conocer fue Stacie Fang, de 54 años, del apartamento 1002, cuyo hijo fue rescatado con vida de los escombros.

Además,  Levine Cava le dijo al diario Miami Herald que tienen “conversaciones muy francas” con las familias, “ciertamente saben que estamos encontrando restos e incluso que estamos encontrando partes de cuerpos, así que se están preparando para eso“.

En tanto, rescatistas israelíes y mexicanos trabajaban contra reloj junto a sus colegas estadounidenses para encontrar sobrevivientes de esta catástrofe.

La búsqueda se realiza sin descanso día y noche, con dos grandes grúas para retirar cuidadosamente los escombros mientras los rescatistas patrullan con perros entrenados las ruinas del edificio colapsado en Surfside, cerca de Miami Beach.

“Se están haciendo progresos. Tenemos abundantes equipos de rescate en el lugar”, dijo este domingo el alcalde de Surfside, Charles Burkett, a la cadena ABC, al señalar que un grupo de México ya está operando.

Además, un equipo de 10 expertos israelíes llegó este domingo para apoyar a sus colegas estadounidenses. “Este es uno de los mejores equipos de rescate, si no el mejor y más experimentado”, dijo Nachman Shai, ministro israelí para asuntos de la diáspora judía, al llegar al lugar, citado por la agencia AFP.

Aunque las autoridades no han determinado el motivo del derrumbe, lo que podría tardar meses, un informe de 2018 sobre el estado del edificio dio cuenta de “daños estructurales importantes” y “grietas” en el sótano.

“Mantenemos la esperanza. Seguimos buscando sobrevivientes entre los escombros, es nuestra prioridad y nuestros equipos no han detenido” las labores, aseguró Levine Cava.

Casi un tercio de los desaparecidos son extranjeros: nueve son argentinos, seis paraguayos -entre los que se encuentra la hermana de la primera dama de ese país-, tres uruguayos y al menos cuatro canadienses, según las autoridades.

Algunos familiares de las víctimas comenzaron a criticar las operaciones de rescate y comenzaron a perder las esperanzas de hallar a sus seres queridos con vida.

“Ni un solo socorrista ha intentado retirar los escombros, poco a poco, incluso a mano, sin una máquina, para evacuar a la gente”, aseguró Maurice Wachsmann.

“El amigo de mi madre está allí (bajo los escombros). Queremos tener esperanza pero tenemos que ser realistas. El siguiente paso es estar al lado de las familias y averiguar por qué ocurrió esto”, dijo Mark, de 55 años, sin dar su apellido.

“Nuestra experiencia es que durante las primeras 72 horas hay muchas posibilidades de que la gente siga viva ahí dentro”, aseguró a la cadena CBS el bombero del condado de Miami-Dade Danny Cardeso.

Los rescatistas, que oyen ruidos que emanan de los escombros pero no están seguros de que sean humanos, hicieron un túnel bajo el estacionamiento inundado del edificio para intentar llegar a posibles supervivientes.

Un informe de 2018 sobre el estado del edificio dio cuenta de “daños estructurales importantes” y “grietas” en el sótano, según documentos publicados anoche por la ciudad de Surfside.

“La impermeabilización bajo el borde de la piscina y la vía de acceso para vehículos (…) superó su vida útil y por lo tanto debe ser removida y reemplazada por completo”, señaló en el informe el experto Frank Morabito, titular de Morabito Consultores.

Hasta ahora, la atención se había centrado especialmente en un informe de 2020 que revelaba que el edificio había sufrido un hundimiento a un ritmo de unos 2 milímetros por año entre 1993 y 1999.

Sin embargo, Shimon Wdowinski, uno de los autores del estudio y profesor de la Universidad Internacional de Florida (FIU), dijo a la cadena CNN que no sabía “si el colapso era previsible”.

“Desafortunadamente, esta noche fue muy difícil. Hay cuatro personas que fallecieron y aún no tenemos datos de 159 personas que son buscadas por sus familiares. Lo que sí sabemos es que podemos contar a 120 personas como rescatadas”, dijo la alcaldesa de Miami Dade, Daniella Levine Cava.

La Cancillería argentina, por su parte, indicó que se sigue buscando a nueve argentinos que estaban alojados en ese edificio, mientras las autoridades de Paraguay revelaron que seis personas de ese país tampoco fueron encontradas desde el derrumbe.

Sobrevivientes reclaman explicaciones sobre una posible falla estructural del edificio, ya que según un estudio de 2020, el inmueble experimentó un hundimiento “muy sutil” en los años 1990.

“Esto ha sido impresionante, porque todavía nadie se explica cómo ha ocurrido. Es un edificio que estaba en proceso de recertificación de 40 años y están todos investigando para dar con el motivo del derrumbe. Las historias que uno ha escuchado han sido muy trágicas y el único rescatado es un niño de 15 años”, comentó un productor televisivo de Miami a Cadena 3.

“Empezaron a remover los escombros y desde entonces es un sin fin de transmisiones. Mínimo van a continuar trabajando hasta el lunes, hasta tener alguna novedad. Es un proceso de días. Los mismos Topos de México que vinieron a asistir en el rescate dicen que esto es un proceso de semanas”, agregó.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *